FAMILIAS, ¡qué GRANDES constructos!

¿Sabías que según su origen etimológico, viene de “fames” que significa hambre, y de “famulus” que son sirvientes? Pues sí, y no sé a ti, pero a mi me ha sorprendido. ¿Sirvientes del hambre? ¿Hambre de sirvientes? … 

Bajo mi punto de vista, diría que es uno de esos conceptos que cada uno tiene un significado concreto para él, porque para poder definirla, nos basamos en nuestra mochila de vida, porque además, no hay un solo tipo: podemos hablar de familia directa, extensa, compuesta, monoparental, homoparental, ensamblada… 

Cada mochila, crea una composición diferente, y todas y cada una de ellas, son válidas. Porque como muchas otras cosas, no depende del qué, sino del cómo

Cuando reflexiono sobre mi porqué, mi misión, mi visión y un sin fin de cuestiones tan existenciales como necesarias, creo que por todo eso, tengo esta forma tan concreta de trabajar, centrada en la familia, como abordaje único, ya que solo atendiendo desde su entorno más cercano y por ende, más relevante y condicionante -y la familia es el primero, obvio- conseguiremos que TODO vaya mejor.   

Porque las personas, llámalo niño, adolescente, joven y adulto no vive solo ni separado de su familia, sino que vive con ella -literal o metafóricamente-, y por eso, debemos también empoderarla, escucharla, saber qué necesita y darle todos los recursos para aprender a vivir y convivir con la diferencia, viéndola siempre como un recurso, y no como una limitación. A veces, es tan fácil como preguntar qué necesitan. Sin dar por echo y sin juzgar. Pudiera parecer una mágica receta, pero no es más que poner atención e intención en esa persona, y por ende, a su alrededor. 

Y quiero remarcar que ese trabajo, no cambia si es a nivel privado como si es a nivel de un centro o asociación, como en el caso de los centros y/o asociaciones con las que colaboro, como Ángeles Sin Alas que trabaja con la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, ya que mi misión sigue siendo la misma.

La familia como un constructo en constante crecimiento y aprendizaje

En mi caso, desde muy pequeñita, aprendí que la sangre hace pariente, pero el roce hace familia, y es una frase que digo mucho, porque siempre ha tenido un gran sentido con mi familia. E igual, no compartes este pensamiento, pero como decía antes, ese ha sido mi aprendizaje. 

Tú, tendrás el tuyo, y es igual de válido. 

Además, creo que deberíamos tirar por tierra ciertas etiquetas que se marcan como la de «mejor familia» o «peor familia», porque la familia no es una competición, de a ver quién gana, sino que es un constructo que está en constante crecimiento y aprendizaje.

Y en mi trabajo, acompaño ese proceso familiar, para que entre todos, podamos hacer que tu familia, sea la más sana, buena, bonita y conectada para ti. 

Así que aprovecho con esto, para mandar un abrazo susurrado con la armónica a todas esas familias que me permiten entrar y que me abren la puerta de su casa y de su corazón. 

GRACIAS se queda demasiado corto. 

 

#familia #familias #tiposdefamilias #acompañamientofamiliar #musicoterapia #musicoterapiaenvena #musicoterapeuta #terapeutafamiliar #terapeutaemocional #terapeutainfantil #veraLaura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *